Panceta en cantidad porque está buenísima.

1 cucharada de harina de almortas por persona

1 vaso de agua por cada cucharada de harina

1 cucharada de café de pimentón dulce por cada 2 cucharadas de harina de almortas, es decir si ponemos 6 cucharadas de harina,  pondremos 3 cucharaditas de pimentón dulce.

Ajos violetas – a ser posible de Las Pedroñeras –  “también los podéis encontrar aquí”

Pimentón dulce,

Aceite de oliva virgen extra  y  sal

Ponemos en el fuego la sartén con el aceite en cantidad generosa y freímos la panceta hasta que suelte toda su grasa, que es lo que le va a dar el sabor al aceite con el que vamos a hacer las gachas, una vez hecha apartamos y reservamos.

Añadimos los ajos con la pielecita rosa y un poquito machacados, que el aceite no esté demasiado fuerte para que no se asorraten (que se quemen por fuera pero que estén crudos por dentro).

Añadimos la harina y continuamos con el fuego no muy fuerte para que no se queme,  cuando veamos que está añadimos el pimentón dulce y cuidado por que si se quema sabe mal,  por lo que en cuanto veamos se fríe un pelín….   añadimos el agua y damos el punto de sal.

Removemos continuamente hasta que veamos que tienen el punto de textura líquidas pero un pelín espesas para que cuando rompan a hervir se queden en su punto.  Hay gente que dice que 1,5 vasos de agua por cucharada de harina.

Se comen directamente desde la sartén,  no saben igual si se ponen en un platito, al menos a mi me lo parece.

Que aproveche¡¡